Web El Palasiet
Tienda
Blog

+34 900 300 255

Psoriasis


La psoriasis

 

La psoriasis es una enfermedad crónica de la piel. Cuando en medicina decimos crónica significa que es de por vida y que cursa a brotes, es decir, hay temporadas que nos encontramos mejor y tenemos menos síntomas y hay temporadas que la enfermedad está menos latente.

No sabemos qué causa la psoriasis exactamente. No obstante, se sabe que el sistema inmunológico y la genética juegan papeles de gran importancia en su desarrollo. Sabemos que la psoriasis con frecuencia es característica de algunas familias, existe una predisposición familiar.

La mayoría de los investigadores están de acuerdo en que el sistema inmunológico de alguna manera sobre-reacciona, lo que acelera el ciclo de crecimiento de las células de la piel. Una célula de la piel normal madura y cae de la superficie del cuerpo en un período de 28 a 30 días, pero una célula de piel psoriásica tarda sólo de tres a cuatro días en madurar y moverse a la superficie. En lugar de caer (exfoliarse), las células se acumulan, formando lesiones psoriásicas.

La psoriasis es una enfermedad dermica que puede ir desde una simple irritación de la piel a ser una enfermedad dolorosa e incapacitante y afecta casi en igual número a hombres que mujeres.

La gravedad de la psoriasis puede afectar sentimientos, comportamientos y relaciones con otras personas. Un 10/30% de las personas con psoriasis desarrollan artritis psoriasica. No es una enfermedad contagiosa, no es algo que se transmita persona a persona.

Puesto que la psoriasis es una enfermedad crónica, el objetivo del tratamiento es principalmente la disminución de los síntomas y la prevención de infecciones secundarias. Para ello existen tres opciones de tratamiento de la psoriasis: .

  • Sustancias de uso tópico.
  • Farmacos sistémicos
  • Fototerapia.

Consejos para pacientes con psioriasis:

  • Exposición solar moderada.
  • Tomar baños en el mar y empleo repetido de la talasoterapia. Muy aconsejable la terapia individualizada con bañeras de hidromasaje terapeuticas.
  • Usar de forma habitual cremas hidratantes, sobre todo a base de productos naturales como avena o caléndula.
  • Dejar las heridas descubiertas, al aire, siempre que sea posible.
  • Evitar el consumo de carnes grasas y aumentar el de frutas y vegetales.
  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco.
  • Beber agua en abundancia para mantener el organismo hidratado.

En resumen lo más aconsejable e tratar de seguir hábitos de vida saludables, evitando en la medida de lo posible situaciones de estrés. La terapia termal que combina tratamientos con agua de mar, baños de sol y el ambiente tranquilo y reposado es un complemento ideal a las terapias de uso tópico y al uso de medicación.

 

×
¿Necesitas ayuda?

Nosotros te llamamos. Deja aquí tu teléfono y dinos cuándo

Iniciar