Web El Palasiet
Tienda
Blog

+34 900 300 255

Tendinitis


Tendinitis

 

La tendinitis es la inflamación (con irritación e hinchazón) de la estructura que une el hueso con el músculo, el tendón. La tendinitis es una enfermedad crónica y recidivante. Dicha inflamación provoca la degeneración del tendón, por ello actualmente el término más utilizado por los especialistas es tendinopatía en vez de tendinitis.

El incremento de la práctica deportiva de carácter lúdico se ha visto aumentada en los últimos años y con ella este tipo de patologías.

 

Causas

La población que más lo padece son los adultos jóvenes debido a un esfuerzo repetitivo o sobrecarga de una zona del cuerpo. Esto provoca que algunos músculos trabajen más que otros, debilitando la zona de los tendones. Por este motivo, las tendinitis se consideran como enfermedades por sobrecarga, y son especialmente frecuentes dentro de la patología laboral y deportiva.

En adultos mayores la tendinitis ocurre debido al envejecimiento de los tejidos, y en estos casos puede haber degeneración del tendón.  

La tendinitis puede afectar a cualquier tendón, aunque en los miembros superiores son más frecuentes:

  • Tendinitis del hombro.
  • Tendinitis del codo.
  • Tendinitis de la mano y muñeca.
De la cintura hacia abajo, es habitual la tendinitis del talón o tendinitis aquílea.

 

Tendinitis del hombro
Tiene un mayor porcentaje de afectación en población a partir de los 40 años de edad. Se produce una debilitación del tendón  con posibilidad de lesión producido por el envejecimiento de los tejidos.

Además, este tipo de tendinitis también ocurre en personas que practican béisbol, tenis, escalada, natación, o que trabajan en áreas que obligan a levantar el brazo. El dolor se agrava al levantar el brazo sobre la cabeza, con el codo flexionado y sin movimiento del hombro. El dolor también puede aparecer en la palpación.

En las personas adultas suele producirse tendinitis del hombro por calcificación (depósitos en el tendón de cristales de calcio) en el 3% de los casos. En estos pacientes puede haber ausencia de dolor.

 

Tendinitis del codo

Al igual que en el hombro, los tendones del codo pueden inflamarse y degenerar. Generalmente es causada por traumatismos locales y la actividad excesiva, que se producen antes de la degeneración por envejecimiento de los tejidos.

El ejemplo mas clásico de la tendinitis del codo es el “codo del tenista” (epicondilitis), aunque esta afección no está en absoluto limitada a las personas que practican este deporte, sino que es una secuela de un traumatismo local, o de cualquier actividad repetitiva que utilice los músculos del antebrazo.

La mayoría de los pacientes se lesionan cuando realizan esfuerzos tales como ciertas labores de jardinería, llevar maletas o portafolios, y usar dispositivos como un destornillador. Se caracteriza por dolor en el lateral del codo que se irradia al antebrazo. El dolor aumenta con la actividad de los músculos del brazo, como la flexión de la muñeca, tanto para coger un objeto como al ofrecer resistencia.

Otro ejemplo es el “codo del golfista”; es comparable con la lesión descrita anteriormente aunque afecta a otra parte del codo. Sus síntomas y signos son similares.

Una lesión no tan frecuente como las anteriores, bastante específica de escaladores, es la conocida como “codo del escalador”; aparece dolor profundo en la cara anterior del codo (en la parte interna del brazo), difícil de palpar. Corresponde a la inserción del músculo braquial.

 

Tendinitis de la mano y muñeca

Generalmente ocurre por sobrecarga de trabajo de las manos, por ejemplo forzando la postura de las mismas al mecanografiar, coger objetos, estrujar ropa, con el uso continuo del ratón del ordenador, el uso de la micro-pipeta en el caso de los investigdores, etcétera.

Dependiendo del tipo de trabajo afecta a un tendón u otro, tanto de la muñeca, como de los dedos de la mano. Un trastorno común es la tendinitis del dedo pulgar; el resultado es dolor en la zona de la muñeca, que se irradia al antebrazo y al pulgar. Aumenta a medida que pasan los días, empeorando por la noche. El movimiento de la mano se bloquea, de manera que el dolor no permite realizar ni el tipo de trabajo que provocó la tendinitis, ni cualquier otro movimiento de la mano, con el agravante de la pérdida de fuerza.

En el deporte de escalada, se produce frecuentemente tendinitis de los flexores de los dedos de la mano, que puede afectar a uno o varios dedos. Existe dolor en la cara palmar de los dedos, que se puede extender hasta un poco por encima de la muñeca. El movimiento de cerrar la mano resulta doloroso, pero lo es más todavía la apertura de la mano.

 

Tendinitis del talón

El tendón de Aquiles conecta los dos músculos de la pantorrilla al talón. La tendinitis puede desarrollarse por sobrecarga en personas jóvenes (atletas, corredores o caminantes y los que practican baloncesto). En personas adultas o ancianos este tipo de tendinitis es causada por la artritis. El dolor se siente al caminar y al ponerse de puntillas. Es muy importante la inmovilización del talón en este tipo de tendinitis, por la alta probabilidad de ruptura del mismo, debido a la presión que soporta el tendón.

 

Propuesta de tratamiento del Instituto de Talasoterpia El Palasiet

El objetivo del tratamiento es principalmente aliviar el dolor y, al mismo tiempo, reducir la inflamación. Dicho tratamiento se realizará mediante la sinergia entre las fisioterapeutas y el entrenador personal del centro.

Según la fase en la que se encuentre la tendinitis/tendinopatía se recomiendan diferentes tratamientos:

1- Fase aguda:  

  • Descanso absoluto del tendón
  • Crioterapia (aplicación de hielo en la zona afectada)

2- Fase sub-aguda:

  • Electroterapia, US (ultrasonidos), OC (onda corta), electro-estimulación, laser.
  • Masaje circulatorio o drenaje linfático (en miembros inferiores)
  • Termoterapia (aplicación de lodos marinos, ejercicios en la piscina del centro termal (36ºC)

3- Fase de remisión: cuando desaparece el dolor

  • Tonificación de la musculatura involucrada en la articulación pertinente
  • Ejercicios propioceptivos mediante materiales inestables (fitball, entrenamiento en suspensión…)
  • Tonificación de la musculatura involucrada en la articulación siguiendo la máxima de realizar entre 12-20 repeticiones con resistencias bajas

Haciendo mención al refrán “más vale prevenir que curar”, es conveniente realizar ejercicios de tonificación muscular y propiocepción para fortalecer las articulaciones y de esta manera acondicionar el cuerpo para lograr una estabilidad y una condición física saludable que nos permita desempeñar acciones de nuestra vida cotidiana sin riesgo de lesión.

 

 

Tendinitis Tendinitis Tendinitis
×
¿Necesitas ayuda?

Nosotros te llamamos. Deja aquí tu teléfono y dinos cuándo

Iniciar